Estamos en el centro de Barcelona

hola@quantumpsicologia.com

693.729.607

“PEOPLE PLEASING” O LAS CONSECUENCIAS DE NO PONER LÍMITES

¿Qué son los “people pleasers” y cómo podemos prevenir sus consecuencias?

Ahora está de moda apodar con términos ingleses comportamientos habituales en el ser humano para definirlo de forma más concreta. Palabras como ghosting o mansplaining ya forman parte de nuestro vocabulario habitual. En esta ocasión, haré referencia al concepto people pleasing.

Los people pleasers son personas que tienden a tener una necesidad imperiosa de complacer a los demás. Son personas que pueden tener grandes dificultades para identificar sus necesidades y/o que prefieren anteponer las necesidades de los demás a las suyas propias. Les puede costar horrores el tener que rechazar planes o negarse a hacer favores a otros, y si lo acaban haciendo se sienten culpables o egoístas. Otras características de los people pleasers son:

  • Preocupación por lo que los demás opinen de ellos.
  • Prefieren evitar el conflicto, incluso optando por modificar su opinión real sobre ciertos temas.
  • Se disculpan por cosas que no están sobre tu control o responsabilidad.
  • Anticipan las necesidades de los demás.
  • Dificultad con hacer críticas por miedo a ofender al otro.

La gente de su alrededor puede describirlos como personas afables y empáticas, pero el people pleasing tiene consecuencias en las personas que lo sufren. El anteponer las necesidades del resto sobre las suyas provoca que se crucen sus límites personales, que puede desarrollar fuertes sentimientos de injusticia, rencor y agotamiento (Por ejemplo: “los demás se aprovechan de mí”, “de bueno/a soy tonto/a”, “yo siempre estoy para los demás y ellos nunca estoy para mí”).

¿Cómo prevenir el caer en estas conductas?

Identificar nuestras necesidades y límites: He mencionado con anterioridad los conceptos de necesidad y límite. Para que te quede más claro que son te doy una definición. Una necesidad es un elemento imprescindible para preservar nuestra salud mental y física. Un límite son las barreras que no tiene que cruzar la otra persona para mantener vuestro vínculo. Cada persona tiene sus necesidades y límites particulares. Para evitar que otras personas traspasen nuestras necesidades y límites, te aconsejo hacer un ejercicio de reflexión sobre cuáles son los tuyos. Por ejemplo: necesito que hablemos al menos una vez al día por teléfono/ que llegues tarde cada vez que quedamos no me gusta, es un límite para mí.

Reconciliarse con el enfado: El enfado es una emoción difícil de gestionar si somos propensos a evitar el conflicto. Relacionado con el punto anterior, entender que comportamientos nos enfadan nos facilitará reconocer nuestros límites. Podemos caer en calificar lo que nos molesta como tonterías, pero es importante validar nuestro enfado y sus motivos.

Comunicación asertiva: Como ya he comentado, las necesidades y límites no son iguales en todo el mundo. Es sustancial verbalizar nuestras peticiones de forma clara y asertiva, es decir, respetando mis límites y los de la otra persona. Si una persona valora vuestro vínculo respetará nuestros límites y necesidades, pero primero se tienen que comunicar.  Habrá ocasiones, en que la otra persona tendrá necesidades diferentes a las tuyas. En ese caso, lo idóneo será mediar una solución consensuada. Te aconsejo hacer peticiones específicas y remarcar como te hace sentir desde tu experiencia una conducta. Por ejemplo: “Me incomoda mucho cuando te pasas días sin escribirme, me gustaría que habláramos más por WhatsApp” “Siento mucho que te sientas así pero no me gusta hablar mucho por teléfono” “Podríamos acordar hablar solo por la noche para explicarnos qué tal el día, si te parece bien” “Sí, me parece bien”.

Para acabar me gustaría acabar compartiendo una frase, que es la siguiente: “La empatía sin límites es autodestrucción”. La amabilidad y el estar allí para el otro son cualidades nobles que deberían realizarse desde el altruismo y que se tendrían que sentir positivamente, y no como una carga. Cuidarnos y anteponer nuestras necesidades no es un acto egoísta, sino todo lo contrario, nos ayudará a estar en un buen lugar para ofrecer ayuda al otro.

¿Te ayudamos?

Programa una visita online con nuestro equipo de especialistas y descubre las herramientas que necesitas para poner límites.