Estamos en el centro de Barcelona

hola@quantumpsicologia.com

693.729.607

TE QUIERO O TE NECESITO

¿Sabías que somos la especie más social que existe en la tierra? Esto significa que no entendemos la vida sin vínculos, somos seres totalmente interdependientes. Si recuerdas lo que ocurrió al inicio del confinamiento, la necesidad de establecer contacto con nuestras relaciones interpersonales desempeñó un papel protagonista a través de videollamadas haciéndonos expertos en nuevas tecnologías para satisfacer esta necesidad relacional. Cuando somos personas adultas, transformamos la dependencia con nuestros progenitores que tenemos en nuestra infancia por la independencia adulta; pero ¿realmente son independientes cuando llegamos en esta etapa?

Lo que ocurre cuando somos personas adultas es que modificamos el tipo de dependencia

Existen dos tipos de dependencia:

  • Dependencia vertical: se refiere a la dependencia que se establece durante la crianza con nuestros progenitores porque los necesitamos para crecer. Es imprescindible para nuestra supervivencia, es una etapa que se alarga en el tiempo porque no tenemos autonomía suficiente como cuando ocurre cuando somos personas adultas. Por eso, se llama vertical.
  • Dependencia horizontal: se refiere a la interdependencia entre dos personas en el momento de buscar a alguien a quien amamos para que nos cuide o a quien cuidar, nos provea o a quién proveer. Ya no es necesaria la anterior dependencia vertical porque ya somos personas autónomas.

El problema surge cuando, en una relación de pareja, aparecen otras necesidades que de nuevo promueven una dependencia vertical. La necesidad de salvar, complacer o dominar a otro son ingredientes para establecer de nuevo una relación de dependencia emocional.

La intimidad, una buena autoestima y la autonomía individual son las bases para establecer una relación de pareja sana y feliz

¿Cuáles son los elementos que favorecen una dependencia horizontal?

  • Regulación emocional es un elemento clave para que una pareja funcione adecuadamente y, sobre todo, que sea feliz. Se refiere a la combinación entre todo lo que puedo hacer por mí para gestionar mis emociones (autorregulación) con lo que necesito de los demás para ayudarme a gestionar lo que estoy sintiendo (co-regulación). Cuando una persona no dispone de estos recursos, tiene dificultades para resolver los conflictos que aparecen en la pareja o los evita porque se aísla de forma individual.
  • Seguridad emocional es otro elemento clave que puede observarse cuando una persona tiene capacidad para gestionar sus sentimientos de soledad de forma autónoma y tiene las habilidades suficientes para establecer relaciones con intimidad expresando sus emociones, realizar peticiones, aceptar las críticas o mostrar su vulnerabilidad.

Me encuentro muy a menudo en la consulta relaciones de dependencia emocional donde, por un lado, hay un miembro de la pareja que tiene miedo al abandono y miedo a dejar de ser querido/a olvidándose de sus propias necesidades para complacer a la pareja con un comportamiento sumiso y, por otra parte, el otro miembro de la pareja teme perder su individualidad poniendo distancia emocional en su vínculo con un comportamiento evitativo y/o dominante. Estos dos perfiles que, aparentemente parecen opuestos, encajan para que sea posible un vínculo. El problema aparece porque el vínculo no es satisfactorio para ninguna de ambas personas.

¿Cómo puedo saber si estoy en una relación dependiente?

La incapacidad para poner fin a una relación que no me hace feliz como si se tratara de una adicción, la no correspondencia entre lo que doy y recibo, la dificultad en crecer a nivel personal, laboral y social, el aislamiento social y el maltrato físico y psicológico (insultos, desprecio, poca validación, etc.) son algunos de los indicadores que pueden ayudarme a reconocer que estoy contigo porque te necesito, no porque te quiero.

La pareja ideal es aquella que sabe sacar lo mejor de ti, no lo peor

En muchas ocasiones, me gusta ofrecer analogías cuando hablo de determinados conceptos cuando estoy en psicoterapia. Para explicar qué significa la dependencia emocional, expongo la situación de ir al supermercado con hambre. ¿Qué sucede cuando vamos al supermercado con la sensación de hambre? Nuestro criterio seguramente es diferente ya que, con mucha probabilidad, buscaré satisfacer de forma inmediata el apetito, más allá de elegir algún alimento que realmente me nutra. Esto también puede ocurrir a la hora de elegir una pareja. Cuando el miedo a la soledad o la incapacidad de identificar cuándo una relación no funciona se convierte en lo que me une a ti, la necesidad de seguridad emocional y la capacidad de regulación emocional no está bien cubierta.

Si te sientes identificado/a con algunos de estos rasgos o tienes dudas sobre tu relación de pareja, lo mejor que puedes hacer es hablar con alguien de tu entorno más cercano. Tomar conciencia de lo que estás viviendo es el primer paso. En caso de que no sea suficiente para salirte y te das cuenta de que lo estás viviendo como una adicción, puedes pedir ayuda profesional para recuperarte y, sobre todo, salir reforzado/da.

Daniel Borrell Giró

Psicólogo sanitario y psicoterapeuta

danielborrell@quantumpsicologia.com

IG @danielborrellgiro

Este artículo ha sido posible gracias a la conferencia TEDx Talks “Dependencia emocional” (2019) de Arun Mansukhani ya la conversación “Claves para evitar la dependencia emocional” (2020) de BBVA con Silvia Congost.