Estamos en el centro de Barcelona

hola@quantumpsicologia.com

93.414.38.95

Psiquiatría en Barcelona

Conoce nuestro servicio de psiquiatría

El servicio de psiquiatría que ofrecemos, nos dedicamos al estudio y promoción de la salud mental, al diagnóstico y el tratamiento de los trastornos mentales. También al dolor crónico, adicciones y realizando un seguimiento con psicoterapia en el proceso

Principales motivos de consulta

Los desórdenes del estado de ánimo se encuentran entre los trastornos más frecuentes. Si observamos alteraciones del estado de ánimo mantenidas en el tiempo y de intensidad elevada, es necesario consultar. El humor depresivo, se caracteriza por un estado de ánimo persistentemente triste y una reducción en la capacidad de la persona para poder emocionarse e interaccionar con su entorno. Por el contrario, un estado de ánimo patológicamente elevado, se conoce como manía, y se suele manifestar como un aumento de la autoconfianza, e implica actuaciones impulsivas, minimizando los riesgos de las mismas, y pudiendo generar importantes consecuencias sociobiográficas.

Acudir a un/a psiquiatra en una situación de insomnio es importante, ya que muchas veces se recetan fármacos sin realizar una correcta evaluación. En muchos casos, el insomnio suele ser “la punta del iceberg” de otro problema que es necesario descartar. Por tanto, si a pesar de tener unas pautas diarias de actividad, no es posible conciliar o mantener el descanso nocturno, y esto implica afectación en la vida diaria, la consulta está recomendada.

Se trata de una sensación displacentera para quien la sufre, que puede generar situaciones desagradables también para los que están a nuestro alrededor. En general, se considera que la capacidad de gestión del estrés está disminuida. Tolerar peor de lo habitual, situaciones del día a día que anteriormente podíamos gestionar sin dificultades, saltar con facilidad ante comentarios, sentir con frecuencia sensación de desbordamiento o incapacidad, o en general percibir que nuestro umbral de enfado está disminuido, son ejemplos de una irritabilidad aumentada.

Usamos este término para expresar una dificultad para contener emociones, aún, cuando uno lo intenta. Por ejemplo, llorar ante cualquier tipo de estímulo, sin poder reprimirlo. Es típico de los trastornos afectivos y es un síntoma tributario a tratamiento.

Los problemas de autocontrol deben ser correctamente filiados. Se dan cuando la persona no logra controlar la conducta, y actúa de una forma impulsiva y poco reflexiva.

Cuando, a pesar de que nos interesa un tema , y que nos encontramos motivados, nos cuesta esfuerzo mantener nuestra atención de forma sostenida, hablamos de falta atencional y suele ser un motivo frecuente de consulta.

Sensación de alarma, hipervigilancia. Sensación de que algo
malo (normalmente no se es capaz de concretar el qué) puede ocurrir en cualquier momento, ocasionando la respuesta de huir o evitar situaciones que nos generan disconfort. Muchas veces se acompaña de síntomas físicos como palpitaciones, falta de aire, alteraciones gastrointestinales.

Pensamientos repetitivos, constantes sobre un tema, que asaltan a la persona sin poderlo frenar o reprimir.

Cuando la persona es consciente de las consecuencias negativas del consumo, peor aún así, le es imposible parar o poder frenarlo es importante solicitar ayuda. El consumo de sustancias, puede afectar gravemente a todas las áreas de la vida.

Consiste en la interpretación de un estímulo real con un
significado propio y esto se cree de una forma rígida, sin responder a argumentos lógicos y además contrasta con la cultura y la forma previa de pensar. Las alucinaciones son un error de procesamiento de los órganos sensoriales. Así pues, se perciben sensaciones de forma certera para la persona pudiendo ocasionar intenso malestar. Su tratamiento siempre es farmacológico.

Sobre el tratamiento médico

El tratamiento médico es una herramienta útil, rápida y eficaz para muchos de los síntomas anteriormente mencionados.  La medicación, normalmente permite a la persona estar en disposición de recuperar o poder trabajar en su vida soñada. 

Es decir, permite una regulación de los síntomas, y desde esa posición es mucho más fácil abordar otros aspectos. En ocasiones está recomendado que se acompañe de una terapia psicológica.

Los psicofármacos que tenemos hoy en día son totalmente seguros y los períodos de tratamiento normalmente oscilan en unos pocos meses. Si bien, al igual que ocurre en otras ramas de la medicina, hay ocasiones que se requiere de un tratamiento más a largo plazo.

Al igual que el resto de las especialidades médicas, la psiquiatría atiende casos leves, moderados y graves. Lo fundamental es que se establezca un vínculo terapéutico adecuado sobre el que se puedan comentar las dudas, preferencias y dificultades que vayan surgiendo a lo largo del proceso.

Psiquiatra y psicoterapeuta del centro

Sara Lakis Granel

Psiquiatra col. Núm. 52577

  • Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Valencia (UV)
  • Especialidad en Psiquiatría (MIR) para el Hospital Universitario de Bellvitge, con diversas formaciones externas, como Salud Mental perinatal (Hospital Maré-Bebé H. Clinic) y Psychiatrie del adolescente (EPS Barthélemy Durand, París)
  • Actividad laboral como adjunta a centro de subagudos, con manejo de Trastorno Mental Grave
  • Actualmente cursando Máster de Terapias Contextuales: Aceptación y Compromiso, Mindfulness y Psicoterapia Analítico Funcional (FAP) para el Instituto ACT

Posibilidad de atención en

Pide tu primera visita en un clic