Estamos en el centro de Barcelona

hola@quantumpsicologia.com

693.729.607

LA HONESTIDAD DE LA ASERTIVIDAD

Y… ¿si se enfada cuando le diga que no puedo quedar?
No hay derecho a que las cosas no salgan tal y como tenía previsto
Lo mejor para ambos es que dejamos de vernos
Es mejor evitar los conflictos que resolverlos
Tú eres más importante que yo

Éstas son expresiones verbales, pensamientos y creencias sobre uno de los temas clave en psicoterapia: la Asertividad.

La asertividad es una capacidad de la inteligencia emocional para defender los propios derechos, gestionar efectivamente situaciones de injusticia, expresar adecuadamente las emociones y dar una opinión sin herir a los demás.

La capacidad para decir que no también forma parte del abanico de posibilidades de la asertividad. Esta capacidad está muy vinculada con la autoestima, pues las personas que confían en sí mismas son capaces de hacerse respetar respetando a los demás. Hacerse respetar no significa pisar a nadie. Por tanto, esta actitud asertiva se aleja del comportamiento pasivo y del comportamiento agresivo. No es asertivo dar una crítica insultando y ofendiendo a nuestro interlocutor (agresividad) ni dejar de decirlo para evitar un temido conflicto (pasividad). Piensa que se puede aprender a desarrollar esa capacidad. Uno de los secretos de ese aprendizaje es perder el miedo. El miedo al ataque, la crítica, el fracaso o el conflicto pueden ser algunos de los obstáculos de ese aprendizaje.

Y para ser asertivo, ¿debemos ser francos? Si veo cualquier cosa que no me guste, ¿tengo que decirlo? Ante cualquier comportamiento que considero ofensivo, ¿tengo que dar mi opinión? Quiero plantear esta respuesta en forma de pregunta: ¿qué gano siempre diciendo la verdad? ¿Cuántos amigos puedo perder diciendo siempre lo que pienso? ¿Me han pedido mi opinión? ¿Cómo se puede sentir a la otra persona? Ser asertivo significa saber decir lo más adecuado de la forma conveniente en el momento adecuado. Tener una buena empatía con el otro, pensar lo que quiero antes de decirlo o recordar cómo me siento cuando me dicen que no los demás son algunas de las estrategias para desarrollar esa capacidad.

Yo soy importante, tú eres importante. ¡Esto sí que es ser asertivo!

Por último, sólo recomendarte un libro sencillo y didáctico para estos días de Semana Santa que te permitirá conocer más a fondo este tema y que recomiendo a la mayoría de mis clientes: La asertividad: la expresión de una sana autoestima de Olga Castanyer (1998) de la Ed. Desclee de Brouwer.